Archive by Author | Abraxas

Gokú vs the world

[Sin spoilers]

De una película de Dragon Ball cualquier millenial esperaría madrazos, muchos madrazos, algún chiste ñoño y más madrazos. De Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses yo esperaba una buena madriza, es todo. Que tuviera tintes “épicos” ya era mucho pedir. Luego fui leyendo comentarios y mis expectativas se fueron en picada. Finalmente eso debió ser lo que evitó que me decepcionara.

El primer highlight fue llegar a la sala, levantar la vista y observar como estaba llena de puro cabrón que, como yo, vio Dragon Ball en su infancia. Hasta hubo aplausos cuando salió la chafa animación de Toei. Vi únicamente a un niño, que iba con su padre, que se sentó al lado de mí.

31456_411333398962022_602365639_n

Desconozco si La Batalla de los Dioses fue concebida como película, pero no se siente como tal. Si acaso como película para Netflix. No hay un gran villano ni una gran amenaza (o, al menos, no se siente como tal) y las peleas no son impresionantes. Además, la animación es mala. Creo que incluso era mejor la de Dragon Ball Z, la serie.

El conejo morado (Bills) es demasiado fuerte. La trama sufre del mismo problema que varias de las películas de Superman: hay un personaje demasiado poderoso, absurdamente poderoso.

Y la peli se va en absurdos. A su favor queda decir que muchos de ellos son divertidos. El tono de la película, como ya señalaba Bryan, es tremendamente infantil. Pero eso no impide que Bulma luzca como toda una MILF y que Videl esté más buena que lo acostumbrado.

Vegueta es una caricatura, incluso Gokú lo es. Quién sabe si lo de los personajes era una parodia consciente, espero que sí.

No salí decepcionado de la sala porque no esperaba mucho, pero sí me sorprendió: funciona mucho mejor como comedia que como película nostalgia. Si no te la tomas en serio, hasta podrías disfrutarla.

 

Mis 20 discos del 2012

Este año pude oír mucha más música que el anterior, en gran parte porque en el verano me hice —al fin— de un poderoso iPod. Con todo y eso no escuché toda lo que hubiera querido escuchar. De cualquier forma, ahora sí me alcanzó para hacer una lista, ahora no de 10, sino de 20 discos que me gustaron y salieron durante el 2012. Clic en la portada del disco para que tus oídos sepan a qué suena.

La lista después del salto… Read More…

The 2nd Muse

Hace casi dos años escribí un post sobre Muse que hablaba de su primera etapa y en el que me lamentaba por el cambio que habían registrado con el paso del tiempo. Hoy, aunque ha quedado claro que los tiempos del Bellamy con cabello picudo y los riffs de guitarra que invariablemente te hacen sacudir la cabeza —”Dead Star”, por ejemplo— ya no volverán, he dejado de renegar por ello y disfruté mucho su más reciente álbum.

El post que sigue es la continuación tardía de aquél que hice en 2010. Quien escribe no es crítico musical y no sabe una mierda de teoría de la música, nada más es un seguidor de la banda haciendo un recuento y dando su opinión. Read More…

Flan de chocolate mal cuajado

No es que vivir sea una mierda. Ni que la mierda sea mala. Si lo piensas un poco y te pones literal, la mierda es algo completamente natural. Cuando niño, acompañaba  al tianguis a Madre y veía los puestos de mole. Me parecían enormes pilas de mierda. Me daba asco pero a la vez me atraía.  Pasaron los años y no me convertí en coprofílico.

Sin música la vida es una mierda, eso ya se sabe. No importa si lo dijo el multicitado bigotón o el chofer que machucó tu mochila con la puerta de su camión, lo que importa es que es la puritita verdad —que no existe.

Con la música adecuada, la vida es más bien como un flan de chocolate. Mi día ha estado algo así como flan de chocolate, aunque un tanto falto de cuaje.

Para que tu vida se ponga chocolatosa aunque sea por un rato, te comparto a los responsables de la chocolatosidad en mi primer jueves de septiembre:

El primero de ellos es el álbum homónimo de Yuck, mismo que fue posteado hace tiempo en este blog como parte del “Top Ten Mágico Musical Comisionado” del 2011. Apenas —sí, apenas— lo oí. Resultó ser un álbum repleto de riffs bien padres. No sé mucho de la banda, pero este álbum suena como uno del llamado “Indie”-Rock. No es nada nuevo, pero tus oídos agradecerán algo de Rock británico moderno. Están buenos para bajar el coraje que hace uno después de oír a Muse haciendo sus mamadas. Baja el disco dando clic en la foto de Penélope Cruz.

El otro responsable es un EP de una sola canción. Se trata de Pueblo de Brujos,  pieza pocamadre de un género que no tengo idea de cómo nombrar; dicen que es Jazz Fusión, que es Jazz Progresivo, para mí es Jazz Locochón, Jazz divertido, Jazz que rockea. En soundcloud puedes oír el rolón del que hablo. Además, la portada está bien chingona.

Ojalá que tu flan cuaje. El de mi día de hoy ahí la lleva, compartiendo música como que cuajó más.

Poesía y Rock

Hay canciones que son infalibles y siempre que las oímos nos hacen sentir muy bien, o por lo menos nos hacen sonreír. En mi caso, “Ama, ama, ama y ensancha el alma” es una canción de esas. Una cursi y hermosa canción que he adoptado como himno. Hazte un favor y dale play al video de abajo.

Es precisamente “Ama, ama, ama y ensancha el alma” por lo que se conocieron Roberto Iniesta  —frontman de Extremoduro— y Manolo Chinato. Es muy linda la historia de cómo se conocieron estos dos. Se cuenta que por alguna razón Manolo coincidió en el mismo sitio, en el mismo día y a la misma hora con Robe Iniesta. Y que cuando Manolo recitó su poema “Ama, ama, ama y ensancha el alma”, Robe quedó fascinado.  Ese día comenzaron a ser amigos y ahora el poema es también una canción. Read More…

Sobre algunas expectativas cinematográficas, la nostalgia fake y una joshita

Últimamente mis expectativas cinematográficas me han traído algunos pedos. Ya sabes, tener expectativas suele traer después decepción.  Me pasó con “The Girl with the Dragon Tattoo” y con “The Artist”. Grandes expectativas. Películas que aunque son buenas, me decepcionaron.

Primero, “The Girl with the Dragon Tattoo” que con su impecable manufactura cinematográfica —y es que no podía esperar menos del maese Fincher, soy fan—, la actuación de Rooney Mara —que, aunque buena, parece no serlo lo suficiente— y la desesperante  —por ser igual siempre— e insípida jeta de Daniel Craig  resulta ser una película nomas buena. El pedo es que yo esperaba más de dos horas de chingoneidad y nomas nada. Culpo al guión. Porque la edición y el score están al pedo. Eso sí, la secuencia de apertura con los créditos y el cover que Trent Reznor y Karen-O hicieron de “Innmigrant Song” rulea.

El resto del post lleno de mini-reseñas huevonas —incluída la de la joshita— y un gif coqueto, tras el salto. Read More…

El Camino

Es un domingo por la tarde y como tiraron Megaporn tus planes se fueron a la basura. Y como suele pasar en domingos por la tarde, te aburres. Y no hay porno. Y ya se terminó el mes gratis de Netflix. Y se te olvidó cancelar la renovación automática. Y no hay pedo al cabo es la tarjeta de crédito de tu tía solterona con lana que vive con 6 gatos y coquetea con su jardinero barrigón. Pero tu primo otaku está viendo Naruto por millonésima ocasión. Pues te queda preguntarte qué pedo con la vida. Pinches preguntas que la filosofía no ha podido responder en toda su puta existencia, creo. Pedos existenciales de 5 varos. Sólo quisieras saber cuál es El Camino y por qué chingados no has leído nada sobre música en este post. Tras el salto encontraras “El Camino” y lo que tengo que decir al respecto.

Read More…